In Memoriam. Jesús González Murga


Jesús González Murga

Médico Psiquiatra, Facultativo Especialista de Área

Hospital Clínico Universitario

Profesor Asociado Médico, Facultad de Medicina

ExPresidente de la Sociedad Aragonesa-Riojana de Psiquiatria

In memóriam

Escribo con emoción la necrológica del Dr. Jesús González Murga, Médico Psiquiatra, Facultativo

Especialista de Área en el Servicio de Psiquiatría en el Hospital

Clínico Universitario de Zaragoza, y Profesor Asociado Médico en la

Facultad de Medicina, donde siempre ha estado vinculado. Falleció el

pasado 25 de Julio, tras larga y cruel enfermedad, que llevó con

notable entereza. Deja esposa, Valvanera , y dos hijos, Ignacio,

Médico de Familia y Paula, Psicóloga Clínica.

El Doctor González, el mayor de tres hermanos, había nacido en

1950 en Anguiano (La Rioja), pueblo natal de su madre, aunque

vivían en Buñol (Valencia) por motivos de trabajo. Fue un buen

estudiante y, al cumplir los 14 años, sus padres buscaron una ciudad

con Universidad y se trasladaron a Zaragoza. Cursó el Bachillerato y

estudios preuniversitarios en el Instituto Goya. Al finalizar, se

matriculó en la Facultad de Medicina, siendo el primer universitario

de la familia (años más tarde su hermano menor haría la misma

carrera, ejerciendo de Médico de Familia).

Desde siempre, su gran pasión fue la Psiquiatría. En cuarto curso de

la carrera de Medicina se presentó en la Cátedra de la citada

especialidad, sin conocer absolutamente a nadie, y manifestó al

Profesor Serrate que quería ser psiquiatra, entrando como alumno

interno. Contaba él que el Prof. Serrate, después de tenerlo sentado

en una silla y observarlo durante un tiempo sin articular palabra, para inquietud de Jesús, le dijo

eventualmente: “Vas a ser un buen psiquiatra”.

Y así comenzó todo; desde entonces no abandonó la Psiquiatría. Al término de su Licenciatura

ingresó en la Escuela Profesional de Psiquiatría, en los años 1974-75 junto con los Dres. Juan

José López Plaza, Rosario Tejero y Teresa Molina, también con el Prof. Don Agustín Serrate y mi

antecesor en la cátedra, el Prof. Antonio Seva, en tiempos del Rector D. Narciso Murillo. Se

graduó con brillantez y pronto comenzó a trabajar como psiquiatra en el Servicio de Psiquiatría

del Hospital Clínico Universitario, siendo por tanto uno de sus pioneros. Ejerció su labor tanto en

Consultas como en la Unidad de Hospitalización, y he tenido la fortuna de trabajar con él en el

equipo en diversas iniciativas. Jesús fue siempre un psiquiatra capaz, buen profesional y querido

por los pacientes; y mantuvo excelentes relaciones con los compañeros. A mí siempre me facilitó

las tareas de gestión y siempre supe que en él tenía un buen apoyo, particularmente en los

tiempos difíciles, que evidentemente los hubo.

Como muestra de su muy notable dedicación profesional, el Dr. González, además del trabajo en

el “Clínico”, hizo su formación psicoanalítica y psicoterapéutica desplazándose por las tardes a

Madrid para hacerlo compatible con su trabajo en el hospital; y fué capaz, asimismo, de hacer

con éxito su carrera de Psicología Clínica en la UNED mientras trabajaba como psiquiatra, con lo

que completaba una amplia formación en el campo de las patologías y enfermedades mentales.

Contribuyó un tiempo, también por las tardes, al desarrollo de la red de salud mental de las Cinco

Villas; y siempre llevó a cabo un ejercicio impecable en consulta privada, tanto en Zaragoza como

en Logroño.

En su condición de Profesor Asociado en la Facultad de Medicina hizo un gran trabajo,

ganándose cada año el reconocimiento de sus alumnos. Incluso contribuyó en algunos trabajos

de investigación epidemiológica con los Profesores Seva y Dourdil y en nuestros grupos,

incluyendo su aportación al Estudio Zaragoza de Morbilidad Psíquica en Atención Primaria, que

se ha publicado en la bibliografía internacional. Muy especial fue su contribución, en el equipo de

psiquiatras de Zaragoza, al monumental estudio de campo que dirigió el Prof. N. Sartorius para

validar la 10ª Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10), Trastornos mentales y del

Comportamiento, de la Organización Mundial de la Salud, OMS. Ese estudio supuso un hito

científico, un logro que no se ha conseguido en ninguna otra disciplina médica: ejecutado el

trabajo de campo en múltiples países de los cinco continentes, asegura que en todo el mundo se

habla con precisión un homogéneo y “fiable” lenguaje diagnóstico.

Merece especial distinción, además, el hecho de que el Dr. González Murga fuera Tutor de

Residentes en el Hospital Clínico Universitario (1987-1997), con lo que contribuyó a la formación

de muchas generaciones de jóvenes psiquiatras que ahora funcionan a un alto nivel. Y, elegido

como Presidente de la Sociedad Aragonesa-Riojana de Psiquiatría en los años 1998 a 2002, le

dió un impulso innovador y relevante.

Creo que en los últimos años, a pesar de su enfermedad y como buen profesional, se resistía a

”tirar la toalla” y, aunque contaba con amplio respaldo de los compañeros, tengo la impresión de

que en algún momento sufrió al no encontrarse en plena forma para atender a los pacientes

como a él le hubiese gustado. Jesús fue, para todos nosotros, un ejemplo de honradez y de

laboriosidad.

A mí siempre me gustaba encontrarme con el Dr. González Murga, Jesús para los amigos, en el

hospital o en cualquier otro lugar. Dentro de su natural timidez, y como alguno de los veteranos

de la casa me comenta, con su dulzura, podía parecer despistado, pero siempre tuve la impresión

de su perspicacia, de su capacidad de captar sutilezas….y de comentarlas en tono jocoso.

También tenía sus pillerías, claro, y si estábamos relajados enseguida encontraba el momento de

lanzarte una pulla, inteligente y acertada, pero simpática.

Ricardo Campos le ha dedicado unas cariñosas palabras en la sesión inaugural del Curso de las

Sesiones Clínicas del Servicio de Psiquiatría:

Riojano de pro, médico del alma, psicólogo clínico, adjunto fundador de nuestro Servicio, tutor

de residentes (1987-1997), trabajador incansable en todos los ámbitos, público, privado, urbano y

rural, siempre afable y cercano con los pacientes y con los compañeros. Nuestra gratitud eterna y

satisfacción personal por sus inmejorables cualidades humanas y profesionales”.

Que descanse en paz nuestro amigo Jesús…su memoria permanecerá con nosotros para

siempre.

Antonio Lobo, Catedrático y ExJefe del Servicio de Psiquiatría y Profesor Emérito de la

Universidad de Zaragoza